¿Contribuye la migración interna a reducir la segregación residencial?